Transición de la posición esquizo-paranoide a la posición depresiva a través de los pasos 1 a 5

OurBlog

4 julio, 2018

Transición de la posición esquizo-paranoide a la posición depresiva a través de los pasos 1 a 5 |

Primer paso: Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se
habían vuelto ingobernables.
Fracaso de la defensa maniaca. La valoración del objeto como un objeto que puede causar
daño hace que la escisión sobre la sustancia adictiva se haga consciente.
Segundo paso: Llegamos a creer que un poder superior a nosotros mismos podría
devolvernos el sano juicio.
Promueve la proyección sobre un objeto “superior al sujeto” y “fuente de amor y cuidados”
Tercer paso: Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios,
como nosotros lo concebimos.
A medida que la sustancia adictiva se va desidealizando y el sujeto va cediendo su control
omnipotente sobre la misma a su poder superior, se favorece el mantenimiento de la
abstinencia absoluta
Cuarto paso: Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
Quinto paso: Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la
naturaleza exacta de nuestros defectos.
Cuando la esperanza (2º) lleva a la confianza (3º) en el poder superior y el valor para cambiar
(4º) y la honestidad (1º) han podido empezar a introyectarse, el paciente está preparado para
la instauración de la posición depresiva que permite al individuo conocer su propia realidad
psíquica: mediante una integración progresiva del yo al disminuir los procesos de proyección y
al empezar a percibir su dependencia de un objeto externo y la ambivalencia de sus propios
instintos (volver a consumir) y fines (llevar una vida abstinente o en recuperación).
Reparación a través de los pasos 6 a 12
La reparación no maniaca:
La misma experiencia de depresión moviliza al deseo de reparar los objetos destruidos y el
daño ocasionado a sí mismo, a familiares y amigos(Segal, 1981).
Sexto paso: Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos
defectos de carácter.
Séptimo paso: Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
Los pasos octavo (perdón) y noveno (disciplina) ayudan al adicto a identificar a las personas
dañadas y a reparar el daño causado.
Octavo paso: Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y
estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
Noveno paso: Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto
cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
Décimo paso: Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos
equivocábamos, lo admitíamos inmediatamente.
Undécimo paso: Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto
consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase
conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
Tanto el décimo paso como el undécimo hacen alusión a la importancia del mantenimiento de
los nuevos recursos aprendidos. Ocupándose de mantener la integridad del objeto total
evitando una nueva escisión en objeto bueno y objeto malo,
Duodécimo paso: Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos,
tratamos de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos
nuestros asuntos.
Va más allá de la reparación descrita por Melanie Klein y fomenta la realización de una
actividad altruista.

Miguel Colomer Miranda
Borkman, T. (2008) TheTwelve-StepRecoveryModel of AA: A Voluntary Mutual
HelpAssociation. En: Galanter, M., Kaskutas, A.L. (comp.).
RecentDevelopments in Alcoholism. Volume 18.
ResearchonAlcoholicsAnonymous and Spirituality in AddictionRecovery. New
York: Springer.
Klein, M. (1952). Algunas conclusiones teóricas sobre la vida emocional del bebé.
Recuperado de: https://www.elortiba.org/mklein/melanie.Klein.6.27.htm
López Gómez, D. (2015) Redescripción del modelo de los doce pasos en términos de
la teoría de las relaciones objetales. Aperturas psicoanalíticas Revista
internacional de psicoanálisis, 51.
Segal, H. (1981). Introducción a la obra de Melanie Klein. Barcelona: Paidós.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies