Relación entre alcohol, drogas y sexo

OurBlog

7 junio, 2015

Relación entre alcohol, drogas y sexo |

Introducción

A lo largo de la historia el consumo de drogas y la conducta sexual han estado estrechamente ligados entre sí. Sin embargo, las tentativas de mejorar la salud sexual y reducir el consumo de drogas tratan ambos temas por separado como si fueran independientes. Habría que abordar ambos problemas de un modo integrador.

En este artículo nos centraremos en dos tipos de relación. Por un lado las drogas como medio para conseguir sexo y, por otro lado, el sexo como medio para conseguir la droga.

Drogas para conseguir sexo

Antiguamente se utilizaban unas pócimas como ayuda sexual. Estas pócimas eran plantas u otras sustancias con propiedades psicoactivas que tenían su utilidad en la excitación o desinhibición de un individuo. Además también era y es muy común el consumo de alcohol para luego tener más posibilidades de tener sexo con otra persona.

Hoy en día contamos con muchas más sustancias que tienen efectos sobre el sexo cuyo acceso además es muy fácil y el conocimiento de sus efectos está muy extendido. Por tanto, en la actualidad las pociones sexuales incluyen tanto aquellas sustancias utilizadas en la antiguedad como las droga de diseño actuales.

Principales drogas de abuso y efectos en relación con el sexo:

•  Cannabis: Vinculado a la conducta sexual. Al ser una de las drogas más empleadas se consume con mucha frecuencia antes y después de practicar el sexo. Debido a sus efectos relajantes aumenta el sentido del tacto y el placer sexual. Por otro lado, este efecto de relajación también hace que sea más probable que se practique el sexo no seguro.

•  Cocaína: Tiene fama de ser una droga afrodisíaca, con propiedades que ayudan a retrasar y prolongar el orgasmo. Sin embargo, sus efectos y los de otras drogas hacen que la persona siga practicando el sexo a pesar de las abrasiones genitales, lo que hace que aumente el riesgo de transmisión de infecciones.

•  Anfetaminas: Incrementan el deseo sexual e intensifican y prolongan el orgasmo

•  GHB: Tiene propiedades afrodisíacas y sus efectos de desinhibición afectan negativamente a la salud sexual y podría hacerles más propensos a contagiarse de enfermedades como por ejemplo la sífilis.

•  Extasis: Antes que a las propiedades sexuales se asoció a las propiedades sensuales y adquirió fama por estimular el tacto y los sentimientos de empatía de los consumidores, pero no forzosamente su sexualidad.

•  Alcohol: Es la sustancia más empleada para alterar el comportamiento sexual. En pequeñas dosis puede emplearse como un desinhibidor temporal que despierte el deseo sexual en las personas que de otra forma no se comportarían así y serían más cautos. Sin embargo, en grandes cantidades hace que la persona sea vulnerable a practicar sexo no deseado. La sustancia que más se ha encontrado en los casos de violación con drogas ha sido el alcohol.

En relación a los problemas de salud asociados al consumo de drogas y el sexo, se ha asociado el consumo abusivo de alcohol, anfetaminas y éxtasis con la impotencia masculina temporalmente inducida. Las drogas para la disfunción eréctil ya se han incorporado a la vida nocturna y los hombres la consumen para contrarrestar la impotencia inducida por alguna sustancia. Las mujeres la utilizan para intensificar el orgasmo. Además existen drogas que han combinado propiedades para la disfunción eréctil con otras drogas, como por ejemplo el Sextasy, que combina éxtasis y viagra.

Sexo para conseguir drogas

El consumo abusivo de drogas suele ser una característica de la prostitución callejera. Con frecuencia éstas se ven atrapadas en una espiral de trabajo sexual y consumo de drogas. Venden su cuerpo para conseguir dinero para la droga que necesitan, sin embargo el sentimiento de humillación y los malos tratos recibidos hacen que aumente su consumo y, por tanto, trabajan más para conseguir más dinero. Además el sexo sin protección se vende más caro y es más solicitado, por lo que el aumenta del riesgo de contagio de enfermedades entre prostitutas y clientes.

Conclusiones

Por tanto, quienes consumen drogas tienen más probabilidades de practicar el sexo, de tener más parejas sexuales y de practicar el sexo sin preservativos. El consumo de drogas y las conductas sexuales están relacionadas y, por tanto, para enfrentarnos a ellas habría que tomar una perspectiva integradora de ambos problemas.

Referencia: Bellis M., Hughes K. (2004). Pociones sexuales. Relación entre el alcohol, drogas y sexo. ADICCIONES, 16, 249-258.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.