Neurobiología de la adicción a la cocaína.

OurBlog

24 junio, 2015

Neurobiología de la adicción a la cocaína. |

La acción más importante de la cocaína es el bloqueo del transportador de dopamina o lugar de la membrana sináptica encargado de retirar el neurotransmisor de la sinapsis. El bloqueo de este trasportador produce un aumento de la concentración sináptica de dopamina y de la transmisión dopaminérgica, directamente asociado a la experiencia de la euforia cocaínica (Koob, 1999).

Algunos autores afirman que una vez experimentados los efectos de la cocaína por el animal, el deseo de volverla a consumir puede dispararse por estímulos visuales, olfativos o auditivos previamente asociados a los efectos de la cocaína.

Las áreas neuronales que se implican en la adicción a cocaína son:

– El circuito estriado, tálamo cortical, por ejemplo, está implicado en funciones emocionales, motivacionales y de conducta social.

– El córtex insular regula la alimentación y emoción.

– El córtex cingulado anterior regula la atención, la emoción y el aprendizaje de asociación estímulo-respuesta.

– La amígdala tiene un importante papel en el aprendizaje de relaciones entre estímulos biológicos y las señales que se relaciona con el córtex orbitario.

– El núcleo accumbens está relacionado con las dos estructuras anteriores, es el lugar de la acción de la cocaína y el lugar universal de las adicciones.

– El cerebelo se activa también por los reforzantes naturales y tiene un lugar fundamental en las alteraciones de la psicomotricidad que producen las drogas.

– El córtex frontorbitario procesa información sobre estímulos reforzantes y aversivos.

Desde el punto de vista conductual el consumo de cocaína puede entenderse como un proceso de aprendizaje condicionado y complejo que implica de manera crítica a la amígdala, el núcleo accumbens y la corteza prefrontal. Las características conductuales del refuerzo producido por la cocaína:

1. El potencial de abuso reside, sobre todo, en sus efectos positivos.

2. El abuso está regido por reglas de condicionamiento operante.

3. El control sobre el consumo depende del ambiente y es modificable.

4. Las alternativas de refuerzo pueden modificar el abuso. Se sabe que el refuerzo puede ser diferente según el género.

Se ha llegado a la conclusión de que se presenta una disminución de la concentración de sustancia gris en la corteza insular, órbito frontal, cingulada y temporal de pacientes cocainómanos y la detención de la maduración cerebral en el lóbulo frontotemporal de adictos a cocaína crónicos. Fenómenos lesionales de esta índole pueden estar en la base de déficits cognitivos.

Referencias.

Koob. (1999). Neurobiología y Etiopatogenia de la adicción a la cocaína. Madrid, España: Ministerio de sanidad y consumo – centro de consumo.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies