Las adicciones en la esquizofrenia.

OurBlog

29 agosto, 2018

Las adicciones en la esquizofrenia. |

Cada vez se reconoce más la importancia de integrar y coordinar a los enfermos
mentales con abuso de sustancias en los servicios de salud (en especial en
pacientes esquizofrénicos que abusan de sustancias).
La comorbilidad de la esquizofrenia y el abuso de sustancias es frecuente y de
acuerdo con los estudios epidemiológicos cerca del 47% de los pacientes con
esquizofrenia presentan un trastorno por abuso de sustancias a lo largo de su vida
(sin incluir la nicotina), incrementando el riesgo relativo de padecer alcoholismo,
pues el 5% de los pacientes alcohólicos hospitalizados sufren esquizofrenia
(Frances, 1998).
Existe además el problema de que, aunque el abuso de drogas puede exacerbar los
síntomas psicóticos, los fármacos abusados también pueden conducir a la reducción
transitoria de los síntomas en subgrupos de pacientes esquizofrénicos. Algunos
pacientes afirman que se sienten menos disfóricos, menos ansiosos y más
enérgicos mientras están intoxicados (Dixon, Haas, Weiden, Sweeney yFrances,
1990).
Por otra parte en el caso de consumo de sustancias se produce para el profesional
una posible desorientación en la definición de esta patología pues aunque pueda
existir comorbilidad entre ambos trastornos, incluso el Manual diagnóstico y
estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) (American Psychiatric Association
[APA], 2013) reconoce el alto porcentaje que hemos indicado; a su vez, en los
criterios que definen la esquizofrenia especifica que el trastorno no se puede atribuir
a los efectos fisiológicos de una sustancia, por lo que sería muy importante dilucidar
si el paciente dejaría de cumplir los criterios propuestos de esquizofrenia en el caso
que se abstuviera del consumo de sustancias durante un periodo prolongado de
tiempo.
Una importante consecuencia a analizar es si la vulnerabilidad a la esquizofrenia
implica también una vulnerabilidad al consumo de sustancias, como exponen en su
estudio Solter et al. (2004) quienes consideran que, en el caso del alcohol, la
esquizofrenia comórbida con la adicción alcohólica tiene una influencia genética con
el resultado de un cuadro clínico más complicado y de pronóstico más grave, pues
está documentado que existe una incidencia más alta de alcohólicos entre los hijos
que viven con sus padres biológicos que entre aquéllos que fueron adoptados y
crecieron en familias en las que un miembro era alcohólico. No obstante, algunos
investigadores consideran que si en las familias de los pacientes se encuentra
morbilidad psiquiátrica de padecer adicción alcohólica junto con esquizofrenia
comórbida, posiblemente sea un modelo aprendido de conducta hacia el alcohol y
no una influencia genética.
Un dato a tener en cuenta es el hecho comprobado de que tan solo los usos del
alcohol en dosis sociales se han relacionado a mayores recaídas psicóticas,
mayores tasas de suicidio y mayor número de hospitalizaciones en aquellos
pacientes con trastornos psicóticos (Saavedra, 2001). Lo que nos hace considerar la
importancia de los tratamientos para la rehabilitación de adictos con diagnóstico de
esquizofrenia.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies