La Teoría de la Respuesta al Ítem (TRI).

OurBlog

20 agosto, 2018

La Teoría de la Respuesta al Ítem (TRI). |

La Teoría clásica de los test (TCT) se desarrolló, fundamentalmente, a partir de las
aportaciones de Galton, Pearson y Spearman, y gira en torno a tres conceptos
básicos: las puntuaciones empíricas u observadas (X); puntuaciones obtenidas por
los sujetos cuando se les aplica un test, las puntuaciones verdaderas (V), que serían
las puntuaciones que realmente tienen los sujetos en el rasgo o constructo medido y
coincidirían con las empíricas en elhipotético caso de que no existieran los errores
de medida), y las puntuaciones debidas al error (E).
Para establecer la relación funcional de esos tres conceptos la TCT se sirve del
modelo lineal: X = V + E
En este modelo sólo se encuentra un término de error, en el que se incluirían todos
los errores aleatorios que están afectando a las puntuaciones observadas. Sin
embargo, los errores pueden provenir de numerosas fuentes: del mismo sujeto, a
causa de su estado emocional, cansancio y fatiga; del propio test, debido a los ítems
que lo forman y al tipo de formato; de los aplicadores del test; de las condiciones
ambientales, y de las instrucciones que se den (Barbero, 2010).
Lord (1952a) centró sus críticas a la TCT al observar que, a) cuando a una muestra
de sujetos, se le aplicaba un test, o una serie de test, para evaluar su nivel en un
determinado rasgo, la puntuación obtenida, dependía del conjunto de ítems o test
utilizados cuando, en realidad, su nivel en el rasgo en el momento de la aplicación
no tenía por qué variar, b) los sujetos no debían tener puntuaciones altas o bajas en
un test en función de que lo ítems que lo formaran fueran más fáciles o difíciles. Así
mismo, los estadísticos de los ítems, su índice de dificultad y de discriminación,
dependían de la muestra de sujetos utilizada para su cálculo.
Estos dos problemas, junto con la indiferenciación del error que hemos comentado,
hizo que algunos psicómetras se interesaron en el desarrollo de teorías y modelos
que permitieran describir los niveles de habilidad de los sujetos, con independencia
de la muestra de ítems o de tareas utilizados para su evaluación, y el cálculo de los
estadísticos de los ítems con independencia de la muestra de sujetos utilizada.
La solución más adecuada la desarrolló Lord (1952b) en el marco de la Teoría de
Respuesta al Ítem (TRI) que proporciona una serie de modelos que asumen una
relación funcional entre los valores de la variable que miden los ítems y la
probabilidad de que los sujetos, en función de su nivel de habilidad respondan a
cada ítem. A esta función se la conoce con el nombre de Curva Característica del
Ítem. La probabilidad de dar determinada respuesta a cada ítem depende,
exclusivamente, del nivel de los sujetos en la variable que mide cada uno de ellos.
El desarrollo de estos modelos, supuso un gran avance en la teoría de los test, sin
embargo, ladificultad de utilizarlos en la práctica, sin la ayuda de los ordenadores,
fue la causa de que su gran desarrollo no llegase hasta finales del siglo pasado,
desarrollándose los programas de software necesarios para su utilización. No
obstante, a pesar del gran desarrollo de la TRI hacia 1980, la TCT sigue en auge, al
existir problemas quese pueden solucionar más eficaz y rápidamente dentro de este
marco (Barbero, 2010).

Miguel

Comentarios

Los comentarios están cerrados.