La adicción al sexo

OurBlog

26 julio, 2018

La adicción al sexo |

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) (American
Psychiatric Association [APA], 2013) no incluye en sus diagnósticos lo que
comúnmente se define como adicción al sexo alegando que, calificados por algunos
como adicciones comportamentales, no existen suficientes datos científicos para
establecer los criterios diagnósticos y las descripciones de su curso (APA, 2013, p.
481). El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) (APA,
2013) únicamente hacia una lejana referencia a esta posible adicción como Trastornos
del control de los impulsos no clasificados en otros apartados, aunque paradójicamente
hacía referencia a una posible hipersexualidad indiscriminada en la insomnia primaria
recidivante; mientras que en el Trastorno sexual inducido por sustancias, solo
consideraba (quizá de forma poco realista) cuando el síntoma predominante es la
ausencia o la disminución del deseo sexual; y ya en el DSM-5 solo hace referencia en
este caso a un trastorno de la función sexual.
Considerada como una patología que se caracteriza por una preocupación intensa y
repetitiva por fantasías sexuales, impulsos y conductas que llevan a la persona a
experimentar consecuencias adversas y un malestar clínicamente significativo en áreas
como el trabajo, el entorno social u otros aspectos de la vida de la persona (Castro,
Ballester y Gil, 2015), Kafka (2010) propuso, con objeto de su inclusión en el DSM-5, la
denominación como Trastorno Hiperexual a aquellos "excesos" no parafílicos del
comportamiento sexual que presentan evidencias epidemiológicas y clínicas,
incluyendo que los "excesos" no parafílicos del comportamiento sexual pueden estar
acompañados de angustia personal clínicamente significativa y morbilidad social y
médica.
Sin embargo, finalmente se rechazó la inclusión en el DSM-5 de la propuesta de Kafka
(2010) que resumimos a continuación; aunque siguen apareciendo exitoso ensayos,
así como una investigación continua en los Estados Unidos y Europa que incorpora los
instrumentos operativos de definición y clasificación asociados con el trastorno
hipersexual (Kafka, 2013).
 Tiempo excesivo consumido por pensar, planear y comprometerse en el
comportamiento sexual.
 Usar el sexo para hacer frente o "automedicarse" utilizando el comportamiento
sexualen respuesta irritabilidad, depresión y aburrimiento.
 Usar fantasías, impulsos y comportamientos sexuales en respuesta a eventos o
circunstancias estresantes de la vida.
 Intentar controlar o reducir sus comportamientos sexuales pero sin ser capaz de
hacerlo con éxito.
 Participar en comportamientos sexuales a pesar de estar consciente de, pero no
tener en cuenta el riesgo de daño físico o emocional significativo que tal conducta
podría causar a uno mismo o a los demás.
Además del clásico criterio de insuficiencia o deterioro personal o social clínicamente
significativo. Donde se incluiría el deterioro personal y de relaciones, la interferencia
con actividades profesionales, así como una mayor prevalencia de infecciones de
transmisión sexual.

Miguel Colomer Miranda
American Psychiatric Association. (1994). Diagnostic criteriafrom DSM-IV.
Whashington: Autor.
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental
disorders (DSM-5). Arlington, VA:Autor
Castro, J., Ballester, R. y Gil, M. D. (2015).Compulsividad sexual. Convergencia y
prevalencia entre medidas. Àgora de salut, 2,pp. 205-213.doi:
http://dx.doi.org/10.6035/AgoraSalut.2015.2.20
Kafka, M. P. (2010). Hypersexual disorder: A proposed diagnosis for DSM-V. Archives
of sexual behavior, 39(2), pp. 377-400.
Kafka, M. P. (2013). The development and evolution of the criteria for a newly proposed
diagnosis for DSM-5: Hypersexual disorder. Sexual Addiction&Compulsivity,
20(1-2), pp. 19-26.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.