ESTRÉS, IMPULSIVIDAD Y FALTA DE LÍMITES

OurBlog

6 junio, 2018

ESTRÉS, IMPULSIVIDAD Y FALTA DE LÍMITES |

 

El primer objetivo de este estudio consistió en evaluar la asociación entre estresores, esquemas
cognitivos, impulsividad y consumo de drogas en adolescentes.
Los resultados mostraron que el número de estresores experimentado es un factor asociado al
consumo de drogas en la adolescencia. Estos resultados son consistentes con numerosos estudios
que han demostrado que el estrés vital predice el consumo de drogas en adolescentes. En particular,
los acontecimientos vitales negativos se han asociado al consumo de tabaco y otras drogas. Además,
encontraron que esta asociación puede ser diferente dependiendo de la magnitud y naturaleza de los
acontecimientos estresantes. Los esquemas cognitivos consistentes en creencias de grandiosidad y
autocontrol insuficiente se asociaron significativamente al consumo de drogas. Los mencionados
esquemas reflejan en definitiva un estilo cognitivo consistente en la falta de límites para los deseos
personales junto con una intolerancia a la frustración que pudiera derivarse del no cumplimiento de
dichos deseos.
Es importante resaltar que este estilo ha sido identificado por expertos, profesionales y sociedad en
general como cada vez más frecuente entre adolescentes de nuestra cultura. Es además un estilo
resultante en buena medida de pautas cada vez más permisivas de crianza, las cuales fallan en el
establecimiento de límites y disciplina adecuados. Estos resultados tienen, por tanto, implicaciones
para la intervención en las adicciones, y sugieren que las acciones formativas dirigidas a padres y
madres, que resalten la importancia del establecimiento de límites y el desarrollo de la tolerancia a la
frustración, pueden contribuir positivamente a la prevención primaria de conductas adictivas.
Por otro lado, se encontró que el estilo impulsivo moderaba la asociación entre estresores y
consumo. En concreto, cuando la impulsividad es alta, la relación entre estresores y consumo es
menor, ya que con independencia del número de estresores los adolescentes tienden a presentar
consumo mayor, mientras que cuando el estilo es poco impulsivo son únicamente los adolescentes
sometidos a muchos estresores los que presentarían consumo alto. Estos datos reflejan la
importancia del estilo impulsivo de resolución de problemas y son coherentes con otros hallazgos. En
el caso del alcohol, por ejemplo, el rasgo impulsividad es el que más consistentemente se ha
relacionado con conductas de consumo encontrándose, además, que la impulsividad evaluada en la
adolescencia predice un patrón de abuso de alcohol en la vida adulta. Asimismo, se ha hallado que
en adolescentes no consumidores de alcohol el rasgo de impulsividad predice el desarrollo posterior
de consumo de alcohol.
A pesar de esta limitación, los resultados sugieren que los esquemas cognitivos consistentes en ideas
de grandiosidad y autocontrol insuficiente se asocian al consumo de drogas. Estos resultados se unen

a los estudios previos realizados sobre características de personalidad vinculadas a la conducta
adictiva, mostrando como las creencias profundas desarrolladas tempranamente pueden también
constituir un factor de riesgo para las adicciones. Además, los resultados indican que la ocurrencia de
acontecimientos estresantes se presenta como un factor de riesgo, si bien su influencia parece estar
afectada por el estilo más o menos impulsivo de afrontamiento de estos.

– Calvete, E. y Estévez, A. (2009) Consumo de drogas en adolescentes: El papel del estrés, la
impulsividad y los esquemas relacionados con la falta de límites. Adicciones.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies