El insomnio y sus tratamientos.

OurBlog

5 julio, 2018

El insomnio y sus tratamientos. |

El sueño es una función corporal bastante vulnerable por lo que con frecuencia
puede verse afectada por enfermedades físicas, preocupaciones u otros problemas
psicológicos.
Por su diversidad es imposible formular un solo modelo que dé explicación a los
diferentes factores.
El modelo de cronificación de los problemas de sueño de Spielman y
Glovinski(1991) es un modelo de diátesis-estrés en el que intervienen, aparte de
posibles factores predisponentes o precipitantes, factores de aprendizaje que
perpetúan el insomnio como son las estrategias que se ponen en marcha ante los
episodios transitorios de insomnio y que se convierten en hábitos incorrectos: el
tiempo de permanencia en la cama; tendencia a acostarse temprano, levantarse
más tarde o conductas relacionadas con el no dormir realizadas en la habitación y
en la cama.Todas ellas llevan al emparejamiento erróneo de la oportunidad de
dormir con la habilidad de dormir.
El modelo de Morin(1998) propone un modelo basado en el esquema: estímulo,
organismo, respuesta, consecuencia, propio del Análisis Funcional de la Conducta:
interacciones entre las diferentes variables implicadas en la aparición y cronificación
de los problemas de insomnio, los pensamientos reiterados de preocupación sobre
el déficit de horas de sueño y sus consecuencias de forma circular se van
retroalimentando y contribuyen al mantenimiento de la activación y de los problemas
de sueño.
La primera línea de actuación es la intervención farmacológica. Aunque en muchos
casos resulta insuficiente y se requiere intervención cognitivo-conductual, pues debe
tenerse en cuenta que muchos problemas de insomnio son secundarios respecto a
un trastorno mental primario.
La investigación ha dirigido su estudio a la eficacia de los tratamientos
multicomponente (individual y grupal), mediante relajación y control de estímulos con
lo que se pretende regular el horario de sueño de la persona y restringir la
realización de actividades incompatibles con la conducta de dormir en la habitación.
Para ello se utilizan las siguientes recomendaciones: acostarse para dormir solo
cuando se tenga sueño, no permanecer despierto en la cama más de 15-20 minutos.
(realizar alguna actividad relajante y volver a acostarse cuando se tenga sueño), si
nuevamente en la cama la persona no consigue dormirse, repetir el paso anterior
tantas veces como sea necesario, mantener regulares los horarios de acostarse y
levantarse, aunque se haya dormido poco (despertarse siempre a la misma hora
tanto días laborales como festivos), evitar dormir de día, utilizar la cama y el
dormitorio exclusivamente para dormir, instaurar una serie de conductas rutinarias y
relajantes.
Como pautas negativas serían: consumo de cafeína, nicotina y alcohol; dieta
inadecuada, ejercicio físico 3 a 4 horas antes de acostarse, controlar el nivel de ruido
y la temperatura.

Miguel Colomer Miranda

Referencias:
Comeche, M. I. (2012). La situación actual de la terapia de conducta. En M. A.
Vallejo y M. I. Comeche (coord.) Lecciones de terapia de conducta (pp. 789-
841). Madrid: Dykinson.
Morin, C. M. (1998). Insomnio. Asistencia y tratamiento psicológico. Barcelona: Ariel
psicología.
Spielman, A. J. yGlovinsky, P. B. (1991). Thevariednature of insomnia. En P. J. Hauri
(Ed.). Case studies in insomnia(pp. 1-15). New York: Plenum Publishing.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies