EL ESTIGMA EN LAS ADICCIONES

OurBlog

20 marzo, 2018

EL ESTIGMA EN LAS ADICCIONES |

El estigma según una de las acepciones de la Real Academia de la Lengua Española
(RAE) significaría, desdoro, afrenta o mala fama.
El hecho de abusar de las sustancias afecta al consumidor a nivel social y laboral, puesto
que se crea el estigma de drogadicto, que trae como consecuencia el rechazo de la
sociedad.
El proceso de estigmatización viene dado por la idea de apartar a aquellos sujetos que se
comportan de forma social y culturalmente no aceptable. Finalmente existe una
desacreditación de esa persona en la interacción con otros, por lo que ella misma acaba
autoexcluyéndose y aislándose también.
La forma en que este estigma marca la vida de una persona es bajo la señalización y la
carga de atributos negativos, como que tratar con ellos puede ser peligroso, que
relacionarse con ellos puede suponer un riesgo o que estando bajo los efectos de la
sustancia no es capaz de discernir entre el bien y el mal, o entre lo que hace daño y lo
que es inofensivo, de modo que no le importa perjudicar a otros o a sí mismo.
La persona que consume sustancias puede tratar de salir del ámbito de consumo,
tratando de reintegrarse socialmente. Además, para tratar de reducir el estigma a los
grupos minoritarios, se podrían hacer campañas de sensibilización y concienciación, a
través de las cuales se informe a la sociedad de lo que realmente es una adicción.
BIBLIOGRAFÍA
Arribas, F. J. R. (2001). Proceso de construcción de un estigma: la exclusión social de la
drogadicción. Nómadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas, 4(2), 233-
243.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies