El consumo de alcohol en la adolescencia

OurBlog

24 agosto, 2015

El consumo de alcohol en la adolescencia |

La adolescencia es una étapa determinante para el consumo de alcohol y otras drogas. En los adolescentes de entre 14 y 18 años el alcohol y el tabaco son las sustancias más consumidas, con mayor continuidad de consumo.El alcohol es consumido especialmente los fines de semana, siendo el patrón experimental u ocasional, y es consumido con más frecuencia pero en menos cantidad por las mujeres.

Los principales problemas derivados del consumo de alcohol en la adolescencia son la intoxicación etílica aguda o embriaguez, problemas escolares, sexo no planificado, accidentes de tráfico, problemas legales, problemas afectivos y el consumo de otras drogas. En los estudios realizados hasta ahora se han descubierto numerosos factores de riesgo y de protección. Los déficits en toma de decisiones son fundamentales, así como la influencia negativa de compañeros y adultos significativos.

Los factores macrosociales son:

– La disponibilidad y accesibilidad a las sustancias.

-La institucionalización y aprobación social de las drogas legales: el alcohol es una droga aceptada socialmente, lo que se refleja en la televisión, el cine y la prensa.

-La publicidad: los anuncios asocian la bebida con valores y estímulos atractivos como la amistad, el carácter y la personalidad, la transición a la adultez, el sexo, el riesgo y la aventura, etc.

– La asociación del alcohol con el ocio.

-Los factores microsociales son:

-Estilos educativos inadecuados: la ambiguedad en las normas familiares, el exceso de protección, la falta de reconocimiento y una organización familiar rígida.

-La falta de comunicación y un clima familiar conflictivo: La comunicación satisfactoria evita el aislamiento, educa para las relaciones extrafamiliares, promueve la expresión de sentimientos, y facilita el desarrollo personal. Sin embargo, la incomunicación y el ambiente familiar enrarecido contribuyen a mantener y generar los déficits y carencias personales, que el adolescente puede intentar compensar recurriendo a las drogas.

Consumo familiar de alcohol: Existe una relación significativa del consumo de alcohol de padres, hermanos e hijos.

Influencia del grupo de amigos: La probabilidad de beber aumenta si el adolescente si el adolescente se integra en un grupo que consume alcohol.

Los factores personales son:

-Desinformación y prejuicios: Alienta la curiosidad o impide valorar acertadamente los riesgos.

-Actitudes favorables hacia el alcohol. .

-Déficits y problemas del adolescente: El adolescente puede intentar compensar éstos o aliviarlos recurriendo al alcohol. El consumo de alcohol se relaciona estrechamente con pobre autoestima, locus de atención externo, trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo.

Un modelo integrador de estos factores de riesgo propone la hipótesis de que los factores sociales y personales actúan conjuntamente facilitando la inciación y la escalada del consumo del alcohol.

Así, las influencias sociales tienen mayor impacto en los adolescentes psicológicamente vulnerables, cuyos repertorios de conducta son pobres, y que tienen deficiencias o problemas psicológicos como baja autoestima, ansiedad o estrés.

Referencia:

Espada, J. P., Méndez, X., Griffin, K. W., & Botvin, G.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies