Consumo de drogas y género

OurBlog

31 julio, 2015

Consumo de drogas y género |

Hasta comienzo de los años setenta el consumo de drogas en nuestra sociedad, principalmente alcohol y tabaco, se limitaba fundamentalmente a la población masculina adulta.

Con la modernización de la sociedad las desigualdades de género se fueron reduciendo. Las mujeres comenzaron a tener más conductas de riesgo, lo que dio lugar a un incremento sustancial de los consumos femeninos.

En la población adulta el consumo sigue siendo mayor en hombres, a excepción de los tranquilizantes que es mayor en mujeres. Sin embargo, en la población adolescente estas desigualdades están desapareciendo y los hábitos de consumo se están equiparando entre ambos sexos.

Diferencias en los consumos de distintas sustancias e impacto en función del género:

Tabaco:

Hay una tendencia a la equiparación de los hábitos de consumo entre hombres y mujeres, aunque sigue siendo mayor el de los hombres (en España hay un 35.3% de hombres que fuman frente a un 23.8% de mujeres). En adolescentes, el consumo de tabaco es más igualitario entre ambos sexos.

La toxicidad del tabaco afecta de forma similar a ambos sexos. Sin embargo, en las mujeres el consumo de tabaco tiene un efecto antiestrogénico, lo cual agrava una serie de enfermedades y trastornos potenciados por la ausencia de estrógenos provocando, entre otras cosas:

– Adelanto de la menopausia.

– Aparición precoz y evolución acelerada de la osteoporosis.

– Mayor presencia de quistes de ovarios e inflamación de la mama.

– Menstruaciones dolorosas.

– Mayor frecuencia del cáncer de cuello uterino.

Alcohol:

Los hombres consumen alcohol en una proporción superior a las mujeres, ingieren mayores cantidades, beben con más frecuencia y registran patrones de abuso más superiores. Sin embargo, en los últimos años el consumo de bebidas alcohólicas en mujeres se ha incrementado de forma importante.

En cuanto al impacto del consumo, las mujeres absorben y metabolizan el alcohol de manera diferente a los hombres. Esto supone que ingiriendo la misma cantidad de alcohol los hombres y las mujeres, la concentración en sangre sea mayor en mujeres y registren niveles mayores de alcoholemia. Por eso las mujeres toleran peor el alcohol y muestran una mayor vulnerabilidad a sus efectos.

A largo plazo las mujeres:

-Tienen mayores tasas de mortalidad asociadas al abuso de alcohol.

-Tienen mayores riesgos de sufrir daños en el hígado, en el cerebro y enfermedades cardíacas.

– Los daños del alcohol sobre el organismo tienen una evolución más rápida.

Tranquilizantes:

Actualmente el consumo de tranquilizantes en mujeres duplica el de los hombres. Esta desigualdad se relaciona con el rol tradicional de la mujer, el cual favorece la aparición de situaciones de incomunicación y aislamiento social, carencia de espacios propios y de proyectos, la ausencia de reconocimiento y valoración social. Esto produce una sobrecarga tanto física como emocional en las mujeres (mayor aun en aquellas que intentan compatibilizar el trabajo fuera del hogar y las tareas domésticas).

En cuanto a su impacto:

-Para obtener los mismos efectos terapéuticos que los hombres, las mujeres necesitan una dosis menor de tranquilizantes.

-Las mujeres experimentan hasta el doble de efectos secundarios que los hombres durante el tratamiento de con tranquilizantes u otros psicofármacos.

Drogas ilícitas

En la población adulta el consumo de drogas ilícitas es muy superior en hombres, aunque ha habido un pequeño aumento entre las mujeres. Sin embargo, en adolescentes las diferencias de consumo son prácticamente nulas (siendo este asociado principalmente a motivaciones lúdicas), incluyendo las diferencias entre sexos.

En cuanto a su impacto:

-En mujeres son más frecuentes los trastornos de ansiedad asociados al consumo de cannabis.

-En referencia a la cocaína, las mujeres son más vulnerables a sus efectos: con una misma dosis hombres y mujeres tienen distintos niveles de cocaína en sangre.

-Algunos estudios señalan que las mujeres desarrollan más rápidamente adicción a la heroína, consumen mayores cantidades y se someten a prácticas de riesgo en mayor proporción que los hombres.

Referencias:

Sánchez, L. (2009). Consumo de drogas y género. En Guía informativa: drogas y género.(14-17).Xunta de Galicia. Servicio central.

Sánchez, L. (2009). Impacto diferencial de las drogas en hombres y mujeres. En Guía informativa: drogas y género.(22-28).Xunta de Galicia. Servicio central.

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Cuánta gente fuma?.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies