Consumir a lo largo del tiempo.

OurBlog

23 junio, 2015

Consumir a lo largo del tiempo. |

Las consecuencias del consumo prolongado de sustancias en adicción son un hecho que a menudo no se tiene en cuenta ya que al consumir una sustancia lo que se buscan son los efectos inmediatos y no las secuelas a largo plazo, sin embargo estas secuelas es algo que no podemos ignorar.

Una de las secuelas que más problemas causa es el deterioro cognitivo. El déficit en la capacidad de procesamiento cerebral tiene una prevalencia en adictos a sustancias entre un 30 y un 80% de los casos y además varía de leve a grave siendo las repercusiones en la vida cotidiana graves.

Todas las drogas afectan al rendimiento cognitivo provocando la disminución del nivel de actividad en áreas cerebrales implicadas en procesos de atención y memoria, a corto plazo especialmente. En general se dan alteraciones en diversas funciones cognitivas como la atención, la memoria y el aprendizaje, las funciones ejecutivas (como la toma de decisiones) y conducta emocional. Aunque no existe un perfil determinado de daño neuropsicológico para cada droga pero sí que hay indicios según la sustancia.

En lo referente al alcohol se sabe que disminuye las capacidades visoespaciales, la memoria operativa, la fluidez verbal y la toma de decisiones, además el abuso prolongado en el tiempo puede dar lugar a la demencia alcohólica y/o al síndrome de Korsakoff, también en alcohólicos y politoxicómanos en abstinencia se ha encontrado dificultades para reconocer emociones en expresiones faciales. La cocaína disminuye la capacidad atencional, el aprendizaje-memoria, el tiempo de reacción ante estímulos y la flexibilidad cognitiva. La heroína por su lado disminuye el control de impulsos y el procesamiento selectivo de la información. El cannabis, disminuye la atención y las funciones ejecutivas especialmente la flexibilidad mental, también produce déficits en al cambiar el foco de atención, el mantenimiento y la preservación de la atención. Anfetaminas y metanfetaminas en su uso prolongado reducen la velocidad de procesamiento, la memoria operativa, la memoria a corto plazo y la capacidad de aprendizaje. El MDMA por su lado, disminuye la codificación de la información en la memoria a largo plazo, reduce también el aprendizaje verbal y aumenta la distracción.

No obstante la intensidad del déficit se relaciona directamente con la cantidad y/o frecuencia del consumo. Los adictos también presentan déficits que afectan a su percepción, interpretación y respuesta emocional a estímulos sociales y emocionales (sobretodo subestimando estímulos agradables y sobreestimando estímulos desagradables) lo que reduce la capacidad de cognición social y repercute también en su adaptación personal y laboral, así como en su rehabilitación.

Bibliografía.

LOREA, I.; FERNÁNDEZ-MONTALVO, J.; TIRAPUUSTÁRROZ, J.; LANDA, N. y LÓPEZ-GOÑI, J.L.: Rendimiento neuropsicológico en la adicción a la cocaína: una revisión crítica. Rev Neurol 2010; 51 (7): 412-426.

LLANERO-LUQUE, M.; RUIZ-SÁNCHEZ DE LEÓN, J.M.; PEDRERO-LÓPEZ, A., OLIVAR-ARROYO, A.; BOUSO-SAIZ, J.C., ROJO-MOTA, G. et al: Sintomatología disejecutiva en adictos a sustancias en tratamiento mediante la versión española del cuestionario disejecutivo (DEX-Sp). RevNeurol 2008; 47 (9): 457-63

MADOZ-GÚRPIDE, A. y OCHOA-MANGADO, E.: Alteraciones de funciones cognitivas y ejecutivas en pacientes dependientes cocaína: estudio de casos y controles. Rev Neurol 2012; 54 (4): 199-208.

PEDRERO-PÉREZ. E.J.; RUIZ-SÁNCHEZ DE LEÓN, J.M.; LOZOYA-DELGADO, P.; ROJO-MOTA, G.; LLANERO-LUQUE, M.; PUERTA-GARCÍA, C.: Sintomatología prefrontal y trastornos de la personalidad en adictos a sustancias. Rev Neurol 2013; 56 (4): 205-213.

ROGERS, R.D. Y ROBBINS, T.W.: Investigating the neurocognitive deficits associated with chronic drug misuse. Current Opinion in Neurobiology 2011, 11: 250- 7.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.