Cannabis: Qué es y las consecuencias de su uso

OurBlog

13 mayo, 2015

Cannabis: Qué es y las consecuencias de su uso |

Introducción

Actualmente el empleo del cannabis (marihuana) tiene mayor presencia en la población joven, la cual lo emplea con la finalidad de divertirse y olvidar los problemas. Esta droga es la más consumida en nuestro país, y su uso sigue en aumento, hasta el punto de llegar a plantear, por parte de algunos sectores, su legalización.

Características

El cannabis es una sustancia que se extrae de de una planta llamada cannabis sativa. El tipo y concentración de cannabinoides que se extraen de ella dependerá de la parte de la planta de la que se extraigan, el tipo (existen diferentes variedades de esta planta) y la época del año en que se recolecta.

Para su consumo se puede presentar en forma de hachís, marihuana o aceite. Se puede consumir de forma inhalada (mediante vaporizadores) o fumada.

Su consumo puede dar lugar al desarrollo de adicción a la sustancia.

Sus efectos

En general, los efectos de cannabis se presentan en dos fases. En la primera aparece un estado de euforia, bienestar, estimulación, ansiedad, etc., a la cual le sigue otra fase de relajación, somnolencia, etc.

A corto plazo se produce también una ligera distorsión del espacio y del tiempo, aumento del apetito, risa fácil, dificultad para concentrarse y recordar, problemas para coordinar los movimientos del cuerpo, aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, alteración de los patrones de vigilia-sueño, relajación muscular o disminución de las hormonas sexuales… entre otros efectos.

A largo plazo, pueden aparecer alteraciones de la memoria y la atención, empeoramiento de la conducción debido al deterioro de la coordinación motora y enlentecimiento de los reflejos, afectación negativa del rendimiento escolar y laboral, y consiguiente aumento de la conflictividad.

Además, el consumo de cannabis suele estar asociado a problemas de ansiedad y depresión (esta es menos frecuente), como consecuencia del consumo, así como a la presencia de ideas paranoides y otros síntomas psicóticos como consecuencia del consumo agudo. A su vez, la presencia de trastornos mentales graves, como la esquizofrenia, hacen a la persona más propensa a al consumo.

Cuando cesa el consumo se produce el síndrome de abstinencia, que suele durar unos ocho días, y se caracteriza porque pueden aparecer ansiedad, tensión, alteraciones del sueño y del apetito, entre otros síntomas.

Bibliografía

• Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas, (2006). Informe sobre Cannabis.

• Proyecto Hombre (2004). Cannabis: mitos y realidades. Recuperado el 11 de marzo de 2015 dehttps://www.proyectohombre.es/archivos/22.pdf

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies