Aplicación de la m-health a los tratamientos de adicciones.

OurBlog

25 enero, 2018

Aplicación de la m-health a los tratamientos de adicciones. |

 

 

mHealth(del inglés mobileHealth, salud móvil): Según la OMS es la práctica médica y de salud pública llevada a cabo mediante dispositivos móviles, como teléfonos móviles, dispositivos de supervisión de pacientes, asistentes personales digitales (PDA) y otros dispositivos inalámbricos (citado en Vardeh, Edwards, Jamison, y Eccleston, 2013).

 

Dentro de la mHealth se pueden considerar diversos tipos de  aplicaciones (Vital Wave Consulting, 2009) relacionadas con la educación, ayuda, tratamiento, comunicación, monitorización remota y recopilación de datos a distancia, tan útiles en el tratamiento de adicciones.

Los diarios electrónicos

Estudios controlados (Jamison et al., 2001) han demostrado que los diarios electrónicos son más eficaces que los impresos en: cumplimiento, facilidad de uso, satisfacción del paciente, fiabilidad de las pruebas y medidas de validez. A ello que podríamos añadir la evaluación al momento, que evita los sesgos de memoria y permite anotar variables emocionales y ambientales que podrían olvidarse o perder objetividad.

 

Mensajería de texto.

Frente a las terapias clásicas “cara a cara” son indudables las ventajas que presenta la mensajería de texto: puede alcanzar a mayor número de personas; se pueden elaborar los contenidos de los mensajes sin el apremio del trato verbal, lo que incluso facilita la autorrevelación; ofrece la tranquilidad y seguridad del entorno conocido, y ahorra tiempo y desplazamientos.

Sin embargo, la desconfianza, la pérdida de espontaneidad en la relación terapéutica, el retraso en la correspondencia y la pérdida de información no-verbal son limitaciones que le impiden ser un sustituto completo de las terapias “cara a cara”, incluso las pruebas de la validez pueden ser limitadas comparadas con cuestionarios impresos y entrevistas telefónicas (Vardehet al. 2013).

 

Aplicaciones (APPs) para el tratamiento del dolor.

Los programas descargables para smartphones y tablets están a la orden del día y aumenta su profusión. De su utilización Vardeh, et al. (2013) extraen las siguientes conclusiones: son un componente muy interesante como complemento de la asistencia sanitaria; la monitorización continuada permite al paciente un mayor control de su enfermedad, sumado a la sensación de sentirse atendido; los métodos son fáciles de usar y útiles para el seguimiento de los síntomas;  por lo general reflejan una mayor precisión/sinceridad, y los índices de participación suelen ser bastante altos.Sin embargo, la mayoría de estos instrumentos no están desarrollados y supervisados por la organización sanitaria, por lo que presentan diversas limitaciones: están diseñadas para el público general y para uso no clínico (en la gran mayoría no participan profesionales sanitarios), raramente siguen las directrices establecidas o se relacionan con conceptos probados científicamente, no todos los programas tienen las funciones completas para una terapia adecuada: información, seguimiento e intervenciones y estrategias.

 

Es innegable que las nuevas tecnologías son útiles y en algunos casos necesarias para el desarrollo de las labores del psicólogo, no obstante, dada la principal característica de relación humana que define a la psicología, es dudoso que pueda prescindirse en la relación terapeuta-paciente de esa corta distancia que impone la consulta “cara a cara”, en donde la transferencia (concepto muy  psicoanalista, pero sin duda existente) y la comunicación no verbal  de empatía juega un papel de gran importancia en la efectividad de todos los modelos de tratamiento que conocemos.

Referencias

 

Jamison, R.N., Raymond, S.A., Levine, J.G., Slawsby, E.A., Nedeljkovic, S.S. Katz, N.P. (2001). Electronicdiariesformonitoringchronicpain: 1-year validationstudy. Pain, 91, pp. 277–285.

Vardeh, D. Edwards, R.R., Jamison, N. y Eccleston, C. (2013, diciembre). Hay una aplicación para eso: la tecnología móvil representa una nueva ventaja en el tratamiento del dolor crónico. PainClinicalUpdates. XXI(6), pp. 1-7.

 

 

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies