SOBRE LAS RECAÍDAS, LA MENTIRA Y LA FALTA DE VOLUNTAD DE LOS ADICTOS

OurBlog

17 abril, 2017

SOBRE LAS RECAÍDAS, LA MENTIRA Y LA FALTA DE VOLUNTAD DE LOS ADICTOS |

 

En el siguiente artículo, se intenta analizar el porqué de la conducta de sujetos adictos,

ya que su comportamiento suele responder a un patrón conductual: falta de voluntad,

tendencia a la mentira y reincidencia en la conducta adictiva.

En cuanto a las recaídas, se dice que es el gran escollo en los porcentajes de éxito de los

diferentes programas de tratamiento. Esto se puede deber a las conexiones que se

realizan en el cerebro, pudiendo llegar a efectuar esta conducta de forma automática.

Además, estos “ensamblajes celulares”, se mantienen a lo largo del tiempo y pueden ser

reactivados, pudiendo ser una de las causas el estrés. Se explica de esta forma, los

modelos de prevención de recaídas de Marlatt y Gordon y el modelo sobre el craving de

Tiffany.

En cuanto a las mentiras, lo más importante es que supone un gran problema en la

relación terapéutica y puede suponer un gran obstáculo para la rehabilitación. Se habla

de que es algo que acerca a todos los adictos en abstinencia, a una recaída y éstas se

hacen, incluso, de forma inconsciente. Es decir, muchas veces la persona inventa una

realidad para así no decir la verdad, pues no acepta tener un problema y no ve las

consecuencias de ello. En otras ocasiones, se ha visto que el paciente pueda mentir por

las emociones negativas que le genera el imaginarse decir la verdad, por lo que miente y

así evita esas emociones, a corto plazo. Muchas veces se puede llegar a “pillar” la

mentira, por gestos involuntarios en la persona, como una sonrisa fingida o un cambio

en el tono de voz, pero el problema radica en que, cuando son ellos mismos quienes se

creen las mentiras, estos gestos dejarán de aparecer, pues sus sentimientos y emociones

serán reales. Por otro lado, se ha estudiado la función que tiene cada hemisferio con

respecto a la mentira, pues se ha visto que, al hacer una pregunta, cada hemisferio

responde de manera distinta, lo que nos puede decir que cada uno tiene su realidad y su

forma de interpretar las cosas. De esta manera, el hemisferio izquierdo se encarga más

de crear un sistema de creencias y encajar cualquier experiencia en ese sistema, para

llegar al status quo. Mientras que el derecho se encarga de poner en tela de juicio ese

estatus quo y busca inconsistencias globales.

En cuanto a la voluntad, se dice que es la capacidad de seleccionar en función de las

consecuencias a largo plazo y no en función de ellas a corto plazo. Se habla del

marcador somático, como un tipo de alarma que hace que podamos cambiar nuestras

malas decisiones. El sistema neural que sirve para adquirir estos marcadores, se

encuentran en la corteza prefrontal, por lo que, personas que tengan dañada esta zona,

serán incapaces de establecer criterios para elegir la mejor opción, en una determinada

situación, pues no podrán ver las consecuencias a largo plazo. De esta manera, se puede

explicar el escaso efecto que tiene en los pacientes la intervención cognitiva en el

tratamiento. Para producir un cambio estable en el sujeto, deben ser consideradas las

emociones.

REFERENCIA:

Ustárroz, J. T., Landa, N., & Conde, I. L. (2003). Sobre las recaídas, la mentira y la falta de

voluntad de los adictos. Adicciones, 15(1), 7-16.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies