Adicción al juego

OurBlog

4 febrero, 2015

Adicción al juego |

La ludopatía o jugador compulsivo, consiste en una incontrolable necesidad de jugar juegos de azar, afectando el comportamiento del jugador de forma negativa y no productiva.

Un jugador compulsivo tiene todo su enfoque en el juego. Sin duda, la distracción es muy fuerte y, como toda adicción, incontrolable. Muchos pensarían que este impulso es una cuestión que implica meramente una necesidad de ganar dinero, pero parece que va más allá, es decir, que el jugador compulsivo juega muchas veces por el sólo placer de estar jugando, y no se es capaz de parar.

El jugador compulsivo es atrapado, entonces, por una actitud impulsiva e incontrolable para aceptar riesgos, pierde consciencia progresivamente de la realidad y comienza a actuar contra su propia razón y sentido común para obtener, constantemente y de forma ansiosa, el dinero para jugar, mucho del cual escapa de sus manos rápidamente.

Como toda adicción, lo más probable es que el jugador compulsivo experimente un dolor emocional severo, puede ser un dolor de rechazo, de no adaptación, de incomprensión, de falta de amor. Un jugador compulsivo sin duda intenta atenuar y apartar su inconformidad, soledad, ira o rebeldía con estos momentos de distracción, en donde la carga de adrenalina sube tanto que en verdad hace «olvidarse» al jugador de todo lo demás. El descuido de su salud, de sus relaciones y demás sólo refleja la evasiva a su mismo dolor.

Síntomas:

• Sentir ansiedad o desesperación de conseguir más dinero para jugar.

• Necesidad de apostar cantidades cada vez más grandes de dinero.

• Sensación de soledad, frustración y/o dolor después de jugar.

• Haber intentado jugar menos muchas veces, sin conseguirlo.

• Mentir sobre la cantidad de tiempo o dinero gastada en el juego.

• Cometer acciones no legales para conseguir dinero para el juego.

• Desatención y/o pérdida del trabajo, relaciones, estudios debido al juego.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.