Adicción a los videojuegos

OurBlog

19 noviembre, 2015

Adicción a los videojuegos |

En la actualidad, la mayoría de los jóvenes pasan la mayor parte de su tiempo libre jugando a consolas, ordenadores y nuevos instrumentos tecnológicos. Pero esto puede afectar de muchas maneras a estos jóvenes, teniendo algunos efectos positivos pero muchos negativos. Por esto, es conveniente que los padres o tutores estén pendientes de los juegos de los más jóvenes y ponerles límites en lo referido a los usos que hacen de esto para prevenir la adicción a este tipo de videojuegos.

Muchas de las personas que usan de forma poco adecuada este tipo de juegos suelen pasarse horas sin tener en cuenta a su entorno o las demás obligaciones que puedan tener, incluso sin importarles la alimentación o el aseo personal. Esto puede provocar en ellos fatiga e incomodidad, provocándoles un estado de tensión constante pudiéndoles llevar a cuadros de depresión y ansiedad, o pudiendo causar trastornos de conducta, como mentir o coger dinero para comprar más videojuegos, y dejando los estudios olvidados, según algunos estudios.

La mayoría de estos casos se dan en adolescentes, ya que son el factor más vulnerable a estos videojuegos, aunque, al ser juegos de libre acceso en las redes, cada vez la edad de comienzo en el uso de estos juegos es más baja, existiendo casos ya de niños de 12 años. Por lo que si no se les pone un control desde primer momento el riesgo puede ir aumentando a medida que pasa el tiempo, consiguiendo un aislamiento social lo que puede aumentar las horas de juego, de esta forma, se podría hablar de �la pescadilla que se muerde la cola�. Los problemas pueden incluso derivarse en la vida real cuando los jóvenes confunden la realidad con la fantasía del juego comportándose, así, de forma agresiva como se muestran en el juego.

Algunas de las consecuencias que pueden tener estos comportamientos pueden ser el sedentarismo y/u obesidad infantil, ya que la mayoría de ellos evitan al máximo cualquier tipo de actividad al aire libre por su permanente interés en el juego. Por lo que esto, puede llevar a un alto riesgo de sufrir enfermedades de corazón como los altos niveles de colesterol o la hipertensión es latente en aquellos niños que tienen mayor afición por los videojuegos. Al igual que esto puede llevar a problemas de sueño, ya sea a la hora de conciliar el sueño como de mantenerlo, o de horarios. A su vez todo esto afecta al rendimiento escolar y a las relaciones sociales y familiares.

Por todo esto, es importante que los padres busquen ayuda inmediata de profesionales si observan tendencias adictivas en sus hijos e hijas, como pasar más de cuatro horas delante del ordenador, por ejemplo. Por lo que, pueden proponer otro tipo de actividades que puedan llamar la atención de los pequeños y, de este modo, cambiar su conducta.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.